Historia de la comarca de Sayago

:: Viriato y la conquista romana

Antes de la llegada de los romanos, el territorio zamorano lo ocupaban tres grandes pueblos indígenas: los vettones -establecidos en la actual comarca de Sayago-, los astures -en las zonas allende el Esla- y los vacceos -en la mitad oriental de la provincia-. Las luchas entre Roma y CartagoGuiasayago.com. Viriato (Zamora) afectaron a estos pueblos y dieron pie a la conquista romana de la península. Vencidos los cartagineses, los romanos hicieron frente a pueblos como los vettones en sucesivas guerras. Entre el 154 a.C. y el 133 a.C. Roma reprimió las correrías que estas tribus realizaban periódicamente sobre las ciudades del Sur. La guerra se recrudeció a partir del incidente protagonizado por Galba, quien, con la promesa del reparto de tierras, concentró a los lusitanos y, después de exigirles la entrega de las armas, masacró a un gran número de ellos. En este contexto surge la figura de Viriato como caudillo contra Roma. Es muy poco lo que se sabe de este personaje, lo que hace que numerosas localidades se atribuyan el honor de ser su cuna. Una de las tradiciones más arraigadas en Zamora sitúa su nacimiento en la localidad sayaguesa de Torrefrades. Desde el año 147 al 140 a. C. Viriato obtuvo sonadas victorias que obligaron al cónsul Q. Fabio Máximo Serviliano a firmar un tratado de paz.

Así, se reconocía la posesión de todo el territorio dominado por aquél, además de proclamarle amicus populi Romani. Este tratado no fue del agrado de todos, entre ellos el nuevo cónsul Cepión, que no tardó mucho en reanudar las hostilidades. El desgaste que tantos años de guerra había provocado en las fuerzas de Viriato le obligó a negociar con Cepión. En estas negociaciones se que fraguó el asesinato de Viriato llevándose a cabo por sus propios consejeros en el año 139 a. C. El crimen contribuyó a elevar su figura a la categoría de mito. Paralelamente a la derrota de Viriato se produce la toma de Numancia (año 133 a. C.), la cual supondrá prácticamente el final de la resistencia a Roma hasta la derrota definitiva de los cántabros y astures en el año 19 a.C.

:: La romanización de Sayago

Guiasayago.com. Huellas romanasFinalizada la conquista, comenzó el proceso de asimilación de los indígenas que, pese a ello, no significará la erradicación de sus peculiaridades. Los sayagueses conservaron nombres antiguos como Ambato, Cloutina y Totono, pero adoptaron también nombres romanos como Aurelivs, Casia y Proculo. Adoptaron el latín como lengua culta y se beneficiaron de los nuevos modos de vida (moneda, cerámica, infraestructuras, etc). Los vettones siguieron siendo agricultores y ganaderos pero, debido al interés de Roma, se dedicaron también a la minería. Se ha señalado la existencia de oro entre Pino y Villadepera, aunque el mineral más abundante fue el estaño, distribuyéndose desde la frontera portuguesa hasta Almaraz de Duero. De esta época data la colonización de la zona central de la comarca donde proliferaron aldeas, al tiempo que se conservaron los antiguos castros.

:: La red viaria romana

Guiasayago.com. Plano Sayago

Uno de los legados más importantes de Roma fue la creación de un complejo entramado que comunicaba los centros urbanos, mineros y militares. En general su trazado sigue rutas utilizadas previamente, como ocurre con la Vía de la Plata -eje vertebrador de todo el occidente meseteño- y que, según algunos autores, cruzaba por Cabañas de Sayago. Además de esta, se conocen cuatro vías romanas que cruzan la comarca en dirección a Portugal y a Ledesma.

La vía que unía Zamora (Ocelo Duri) con Miranda es la única que en la actualidad no coincide con el trazado de una carretera comarcal, excepto en su primer tramo. Arranca de Zamora por la carretera de Fermoselle, para tomar luego la de Tardobispo, de la que se separa antes de llegar al Arroyo del Zape, cuyo cauce salva por el puente de Alcamín o Valcamín, de origen romano, aunque restauradoGuiasayago.com en la Edad Media. A la salida del puente el camino pasa junto al Teso del Cigüeñal. Toma luego el Camino Viejo de Pereruela, dejando a un lado el pueblo de Tardobispo y se dirige al Arroyo del Campeán donde se encuentra con el puente de Judiez y cruza la carretera de Fermoselle en dirección a Pereruela, localidad que cruza por la Calle de la Calzada. A partir de aquí el camino, que discurre   paralelo al Duero, toma el nombre de Calzada de Miranda: pasa el arroyo de Sobradillo por el puente de las Uirrietas en dirección a Arcillo y cruza el arroyo de Fadoncino por el puente de la Albañeza, posiblemente reaprovechado siglos después. Desde aquí se dirige a Abelón, Moral, Moralina y Torregamones, desde donde desciende al Duero frente a Miranda.

La vía que se dirigía a Fermoselle coincide con la de Miranda hasta Pereruela; después la carretera se superpone a la calzada, pasa por el puente de Sogo y se dirige a Fadón donde se desvía de la carretera, discurriendo por los términos de Bermillo, Pasariegos, Villar del Buey y Cibanal desde donde parte un camino directo a Fermoselle.

Las comunicaciones entre las ciudades romanas de Ocelo Duri (Zamora) y Bletisama (Ledesma) se realizaban a través de dos rutas, coincidentes con el resto de la red viaria hasta Tardobispo. Una iría por Peñausende, Guiasayago.com. Puente Romanopasando por la Dehesa de Sexmil y la otra por Almeida. Esta última salva el arroyo del Campeán por el puente Potato, sigue por el camino de Sobradíllo de Palomares, pasa por Fresno y la dehesa de Paredes y conecta con la carretera a la altura  del Km. 12 para seguir hasta Almeida, donde se encuentra el puente de la Villa. Aquí la calzada se dividía en dos ramales, uno hacia Carbellino por la carretera actual hasta el Tormes, donde existía un tramo de calzada empedrada y las ruinas de un  hoy bajo las aguas  del embalse de Almendra. El otro ramal partía hacia el sur cruzando el puente del Rebollar, sobre el arroyo Regomillos.  Este último tramo  formaría parte de una calzada secundaria que desde Ledesma conectaría con Almeida donde se dirigiría hacia el Duero pasando por el puente de Villamor  de Cadozos Bermillo, Luelmo, Monumenta y Moral.

:: Representaciones religiosas

Guiasayago.com. VerracoEn el plano religioso, Roma será permisiva. Los rituales, sacrificios y ofrendas practicados en santuarios al aire libre serán una seña de identidad local. En Sayago se tiene constancia de culto a Mentoviaco -dios indígena relacionado con la protección de los caminos- o a la diosa Fortuna, entre otros. Los cultos zoolátricos perviven igualmente, siendo su reflejo las estelas funerarias -donde generalmente aparecen toros- y los verracos o esculturas que representan a este mismo animal. Se conocen verracos en Villalcampo, Pino, Muelas del Pan y Villardiegua, además de otros desaparecidos de Abelón, Fariza, Moral y Fermoselle.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies