Rescursos hídricos

El Duero es el principal curso fluvial de la zona. Discurre de noreste a suroeste, encajado entre paredes verticales y escarpadas vertientes modeladas en granito, durante 119 km. Recibe las aguas del Tórmes, en la línea divisoria entre las provincias de Zamora y Salamanca y del Águeda por el sur, situándose la confluencia de ambos ríos en la menor altitud de toda la región. También, con menor caudal el Huebra, el Camaces y el Uces, discurren encajonados en profundos valles, con pendientes medias que superan el 20%.Todos estos ríos presentan un régimen hídrico de tipo pluvial o pluvio-nival, con caudales máximos durante los meses de enero a marzo, produciéndose acusados estiajes los meses estivales.

A estas corrientes, hay que añadir una numerosa red de arroyos y riachuelos de carácter intermitente. En ellos la peculiar morfología del terreno da origen a paisajes espectaculares e incluso a la formación de cascadas dado el gran desnivel que deben salvar, algunos de ellos, en cortos recorridos; es el caso del Pozo de los Humos en el río Huces (Pereña de la Ribera/Masueco), o del Cachón en el río Camaces (Hinojosa de Duero).

La calidad media del agua es muy buena, descendiendo, si bien levemente, en la época estival. Por otra parte, la calidad de las aguas embalsadas presenta índices oligotróficos, llegando a ser mesotróficos en los meses de verano.

La construcción de grandes presas hace que los principales cursos estén regulados mucho antes de entrar en Arribes. La aportación media del Duero en Puente Pino es de 9.103 hmanuales; el Tórmes, antes del embalse de Almendra, aporta una media de 1.165 hm3; el Águeda alrededor de 500 hm3; mientras que el Huebra, en Cerralbo, dispone 280 hm3. A la salida de Arribes, el Duero ha incrementado en más de un quince por ciento su aporte medio, rondando los 11.000 hmanuales.

Las grandes presas se destinan al aprovechamiento hidroeléctrico que se inició en la década de los años treinta, después de alcanzar una serie de acuerdos los gobiernos Portugués y Español relativos al reparto del tramo internacional del río Duero (Frontera con Zamora para Portugal y frontera de Salamanca para España).

Las instalaciones que forman parte del Sistema Duero de aprovechamientos hidroeléctricos son: salto de Ricobayo en el Esla, salto de Villalcampo, salto de Castro, salto de Villarino, salto de Aldeadávila y salto de Saucelle, en el Duero y embalse de Almendra en el Tormes (abastece al salto de Villarino).

El Sistema Duero no constituye un sistema aislado, sino que forma parte de uno más amplio conectado con el resto de centrales hidroeléctricas y termoeléctricas. Puede utilizar la energía excedentaria para elevar el agua del Duero hasta el embalse de Almendra en el río Tórmes y para elevar en Aldeadávila II el agua de la cola del embalse de Saucelle hasta su propio embalse, gracias a que disponen de turbinas reversibles, lo que permite la regulación del sistema en periodos de producción de energía sobrante.